domingo, 11 de mayo de 2008

PICADO, CONTRAPICADO - HIGH ANGLE, LOW ANGLE

Uno de los efectos más conocidos de la técnica cinematográfica es la utilización del ángulo de cámara Picado (High Angle) y Contrapicado (Low Angle) cuando se quiere remarcar la posición de debilidad o de fuerza de los personajes. Si dos personas hablan y la cámara enfoca a una desde arriba, y a la otra desde abajo, parecerá que exite una relación de desigualdad entre ambas. En esta escena de The Saint Louis Bank Robbery (1959) Steve McQueen quiere disculparse con una chica porque, anteriormente, se ha portado de una forma maleducada y brusca con ella. Además, él la miente con el fin de que ella no se entere de que está planeando robar un banco. Sin embargo, la chica se da cuenta de que él no le dice la verdad.

video

El diálogo está rodado en Shot-Reverse-Shot colocando la cámara en una posición diferente para encuadrar a cada personaje. Un Picado “empequeñece” a McQuenn, como dando la impresión de que es un miserable mentiroso. Un ligero Contrapicado da a la chica una mayor "altura" moral, haciendo que domine la situación.

En el momento en el que él intenta sincerarse y "crecerse" ante ella, el director opta por igualar a los dos personajes en sus respectivos planos.

Estudiemos una famosa escena de Psicosis (Psycho, 1960) para comprobar como Hitchcock hace funcionar esta técnica sin necesidad siquiera de que haya dos personas presentes en la pantalla. Una mujer (Vera Miles) se acerca a la casa que está al lado del hotel de Norman Bates. La mujer aparece siempre encuadrada desde arriba, como si alguien, que no vemos, estuviera escondido en la casa observándola. Ese alguien se nos antoja que está en una posición de dominancia en esta situación. Sin embargo, cuando la mujer mira hacia la casa (en POV) el plano siempre es Contrapicado, dando a entender al espectador la situación de peligro e indefensión que la mujer está corriendo. La tragedia se masca en el ambiente, y sin necesidad de ningún diálogo.

En esta escena de The Big Threes (1952) el director coloca la cámara en una posición muy baja para intentar dar grandiosidad no a una persona, sino a un enorme árbol al que Kirk Douglas está midiendo su diámetro.

video

De todas formas, siempre habrá algún genio que nos sorpenda rompiendo las normas y sacándole partido a ello. En El Resplandor, Stanley Kubrick rodó totalmente al revés la famosa escena del bate de béisbol y la escalera. Al malvado y amenazante Nicholson lo sitúo abajo; y a su débil y asustada mujer, arriba. La situación cambiada, destruye las expectativas subconscientes del espectador y le hace sentir un extraño desconcierto. Es como si el mal se acercara, subiendo desde las profundidades del infierno.

4 comentarios:

luis spence dijo...

hola, te felicito por tu bolg que no sólo es una contribucion importante al conocimiento cinematográfico no sólo en elementos técnicos, sino también también en elementos antropológicos y hasta psicológicos. Tu análisis del mito a través de Joseph Campbell es magistral.
Me gustaría saber cuál es tu opinión sobre grandes como Fellini y Kubrick que veo mencionas muy poco en tus comentarios.

Carlos dijo...

El mérito del comentario sobre Star Wars lo tiene el señor Joseph Campbell. Él hombre se pasó toda su vida estudiando y analizando el significado de los mitos humanos para llegar a todas esas conclusiones. La cultura de este hombre era inmensa. Lo único que he añadido yo es mi convencimiento de que la filosofía de Jesucristo es una escondida (y peligrosa) defensa del masoquismo autodestructivo.

Fellini no me atrae mucho por el empacho de nostalgia que mete en ocasiones. Algunas de las películas de Kubrick, como “La naranja mecánica” y “Espartaco”, me parecen enormes. Pero otras me dejan una extraña sensación de frialdad.

Anónimo dijo...

Espartaco de Kubrick te parece enorme? orale, fue una película de encargo hecha para Kirk Douglas, no creo que signifique lo mejor de sus películas.
No entiendo porque no mencionatse 2001
o Lolita

Carlos dijo...

Pues “Espartaco” me gusta mucho. No tengo nada contra “2001” o “Lolita”; son dos grandes películas. Lo que me atrae de “Espartaco” es su guión. El tema del Estado como opresor de la libertad es uno de mis favoritos. Además algunos de los actores están magníficos (Laurence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov...). Seguro que Kubrick ha hecho películas técnicamente mucho mejores. Por ejemplo, la fotografía de “Barry Lyndon” es impresionante. Pero, a veces, resulta más atractivo un film con un tema que te llegue, que uno con una técnica perfecta, ¿no?

Casualmente, ayer he leído una entrevista a Malcolm McDowell en un periódico. El actor comenta que tras rodar “La naranja mecánica” le fue imposible mantener una amistad con Kubrick porque el director era un hombre poco interesado en las relaciones humanas. Me parece que esa “frialdad” de su carácter se transmite en algunas de sus películas; que son muy perfectas pero, al mismo tiempo, algo distantes.