viernes, 18 de abril de 2008

PICADO CENITAL Y HUNDIMIENTO DE UN PERSONAJE

El "Picado Cenital" es un plano muy útil cuando se quiere expresar el hundimiento moral de un personaje. Vamos a ver dos ejemplos sacados de dos películas de Hitchcock. En Encadenados (Notorious, 1946) Sebastian (Claude Rains) se da cuenta de que Alicia (Ingrid Bergman) se ha casado con él únicamente porque quiere sonsacarle información de tipo político. Toda su matrimonio es un engaño y una farsa. La madre de Sebastian (Leopoldine Konstantin) nunca vio con buenos ojos esa relación y siempre receló de las intenciones de Alicia. Sebastian se siente como un idiota que ha caído en una trampa que le puede traer funestas consecuencias. Finalmente, decide confesárselo a su madre y va a su habitación. Ella está durmiendo en la cama. Sebastian la despierta y le cuenta lo que le pasa. En el momento en el que Sebastian dice “I am married to an American agent” Hitchcock nos hace ver lo humillado y hundido que se siente con un Primerísimo Plano en Picado Cenital. La madre, “una fiera dormida”, despierta de su letargo y empieza a preparar la venganza fríamente, encendiendo un cigarro.

El segundo ejemplo corresponde a la película El caso Paradine (The Paradine Case, 1947). Hitchcock nos narra en este film el progresivo hundimiento de la personalidad de Anthony Keane (Gregory Peck). Este hombre es un abogado de éxito que defiende a una bella mujer (Ann Tood) de la acusación de haber asesinado a su marido. El abogado cae rendido ante el atractivo y el encanto de la mujer y, ciego, se niega a ver la auténtica personalidad malvada de la acusada. Finalmente, en el juicio se acaba descubriendo que ella es culpable del crimen. La defensa del letrado es un desastre y éste acaba haciendo el ridículo más espantoso. El abogado abandona la sala del juzgado avergonzado y con la moral totalmente hundida. Hitchcock nos ofrece un elevadísimo Picado Cenital de toda la sala mientras Gregory Peck abandona el lugar. Es como si todo el edificio, con la gente presente, se le viniera encima al personaje. La cámara parece que esté puesta en lo alto de una grúa de construcción más que en una grúa de cine. En La sombra de una duda (Shadow of a Doubt 1943) Hitchcock ya había rodado un plano parecido al anterior, aunque no tan conseguido. Concretamente, en el momento en que Teresa Wright, hundida, abandona la biblioteca tras descubrir que su adorado tío Charlie es un criminal de mucho cuidado.