martes, 15 de abril de 2008

EL PUNTO DE VISTA SUBJETIVO (POV) SEGÚN HITCHCOCK

Si ha existido un director que ha utilizado con profusión el Punto de Vista Subjetivo (Point of View - POV) ese, sin duda, ha sido Hitchcock. Al mago del suspense le gustaba meter al público dentro de la historia y, según él, una de las mejores maneras de lograr esto es buscar la identificación con los personajes. No todos, pero si la mayoría de los POV de Hitchcock tienen 3 planos. En el primer plano tenemos la cara del personaje con el cual debe identificarse el público. En el segundo plano vemos lo que ese personaje está observando. Y en el tercer encuadre comprobamos la reacción del personaje (“Reaction Shot”).

Veamos como Hitchcock utiliza hábilmente un periódico para identificarnos con el personaje protagonista de Treinta y nueve escalones (The 39 Steps, 1939). El hombre ha sido acusado de un crimen que no ha cometido. La noticia del asesinato aparece en el periódico y , por ello, el personaje se siente peligrosamente observado por los pasajeros que van con él, en un tren.

video

El POV se usa muchas veces en el rodaje de peleas. La imagen muestra la cara de un actor y en el siguiente plano, en POV, se ve como su rival golpea con su puño en dirección a la cámara. Así se pretende lograr que el espectador sienta el puñetazo como si se lo dieran a él mismo. Este fragmento está sacado de El hombre que sabía demasiado (The Man Who Knew Too Much (1934). El protagonista se pelea con un grupo de villanos y pierde el combate. El jefe de la banda (Peter Lorre) coge un buen cabreo y va a encararse con él.

video

El golpe no está muy bien conseguido, pero queda claro lo que pretendía lograr Hitchcock con estos planos en los que Peter Lorre mira directamente a la cámara. Otra escena con una intención similar perteneciente a la película muda The Ring (1927). La mujer de un boxeador se ha peleado con él y le ha abandonado. En medio de un combate, el púgil se da cuenta de que su mujer ha venido a verle pelear. Hitchcock hace un tradicional Tracking Shot rápido sobre la chica para mostrar la toma de conciencia del boxeador. Aprovechando el despiste, el contrincante le golpea con fuerza.

video

El contrincante golpea hacia el objetivo de la cámara y, a continuacion, Hitchcock ofrece una serie de planos desenfocados en POV para intentar que los espectadores sientan todo el daño que ha provocado el fuerte puñetazo.

El empleo del POV no solo es útil con los héroes de la historia, puede ser igual de eficaz usado con los villanos. Un buen ejemplo se puede ver en Los intocables (The Untouchables, 1987, minuto 01:16:00). Brian De Palma rueda un magnífico plano muy largo mostrando al espectador el punto de vista del mafioso que entra en la casa de Sean Connery con la intención de asesinarlo. La intención es que los espectadores sientan una creciente inquietud al ver como el criminal se va acercando sigilosamente al noble policía, que, aparentemente, no es consciente del hecho. Como decía Hitchcock, la mejor manera de crear suspense consiste en hacer que el espectador tenga más información que el protagonista. Este tipo de plano se ha usado en infinidad de películas de terror, para mostrar como una asesino acecha a sus víctimas, y así intentar poner de los nervios al público.

Un fragmento perteneciente a Dick Tracy vs Cueball (1946) en el que el director busca aumentar el dramatismo del final, utilizando un plano en POV en el momento de la muerte del villano. El espectador ve como un tren se abalanza sobre la pantalla. Posiblemente, el plano se rodó alejando la cámara del tren y luego mostrando la película en dirección contraria.

video

La técnica del POV se puede complicar hasta donde el guión y la imaginación nos lleve. Por ejemplo, en una famosa e ingeniosa secuencia de Encadenados (Notorious 1945) Hitchcock muestra un POV de Ingrid Bergman tumbada en la cama. La chica ha pasado un noche de juerga y, por la mañana, tiene una resaca de cuidado. Cary Grant avanza desde la puerta de la habitación hasta la cama mientras la cámara da una vuelta de 180º para que los espectadores veamos al personaje desde el punto de vista de la resacosa chica. Al final, Cary Grant acaba totalmente patas arriba en la pantalla.

Otro ejemplo más: Único testigo (Witness, 1985). Los tres malvados policías corruptos han localizado al héroe y van en su busca a la granja Amish. Tras enterrar a uno de ellos en un silo, Harrison Ford busca desesperadamente la escopeta que ha quedado enterrada entre el grano. Otro de los policías, Danny Glover, corre con la intención de matar a nuestro héroe. El director Peter Weir rueda el disparo que hace Harrison Ford a Danny Glover desde el punto de vista de éste último. La cámara corre en dirección al silo y Harrison Ford aparece, de pronto, en el plano disparando. El POV pretende que el espectador sienta el escopetazo como si se lo hubieran dado a él mismo.

Un POV muy efectivo se puede ver en la serie Yo Claudio (I Claudius, 1976) en el capítulo VI, minuto 0:41:40. Castor, el hijo del emperador Tiberio, está en su lecho de muerte. Su mujer, Livila, le ha envenenado porque quiere librarse de él. La razón es que Livila está perversamente enamorada de Sejano, un soldado romano cuya maldad y ambición no tiene límites. Justo antes de morir, Castor abre los ojos y ve por última vez a su mujer y a Sejano. La imagen, totalmente desenfocada, va adquiriendo nitidez hasta que deja ver como la pareja se está regodeando con maldad absoluta en la cara del moribundo. Un momento espeluznante. Por lo menos queda el consuelo de ver lo mal que acaba, tiempo después, semejante pareja.

Si alguien piensa que la técnica del POV pasó a la historia con Hitchcock se puede desengañar viendo, por ejemplo, la exitosa Matrix (1999). Los directores de la película, los hermanos Wachowsky, utilizan decenas y decenas de planos en POV para meter al espectador en la piel de Neo, el protagonista. O también puede ver El hombre sin sombra (Hollow Man, 2000). El director Paul Verhoeven muestra muchos planos en POV, para que el público sepa dónde está, y qué hace, Kevin Bacon, un científico que se ha vuelto invisible.

Un último ejemplo. ¿Qué plano sería bueno para mostrar lo que siente un hombre cuando le están apuntando con una pistola a la cabeza? Una opción muy interesante se puede ver en el minuto 1:09:40 de Seven (1995).